Conoce la vida y la obra de Giacomo Puccini, en el centenario de su muerte

El 21 de mayo, dentro del Ciclo de Música organizado por Història Barcelona, el profesor Joan Vives nos transportó a la excelsa obra de compositor Giacomo Puccini, (Lucca, 22 de diciembre de 1858 – Bruselas, 29 de noviembre de 1924) considerado entre los más grandes compositores de ópera del siglo XIX y principios del XX. La delegada de la secció, Roser Pàez, nos hace un resumen de la sesión.

Creador de los conceptos de música que regirán el cine durante el siglo XX, desarrolló los recursos politonales, la tonalidad o la atonalidad para dotar de mayor dramatismo a sus obras. Fue uno de los pocos compositores de ópera capaces de usar brillantemente las técnicas operísticas alemana e italiana. Se le considera el sucesor de Giuseppe Verdi. Algunas de sus melodías, como “O mio babbino caro”, de “Gianni Schicchi”; “Che gelida manina”, de “La bohème”, y “Nessun dorma”, de “Turandot”, forman parte hoy día de la cultura popular.

El profesor Vives, nos situó al artista en su época, nacido en una familia de músicos (los Puccini fueron durante generaciones maestros de cámara del Duomo, catedral de Lucca). Tras haber perdido a su padre a la edad de cinco años, fue enviado a estudiar con su tío Fortunato Magi.

Su primera ópera fue “Le Villi” (1884) a la que le siguió “Edgar” (1889). Su primer triunfo, “Manon Lescaut” (1893). Años más tarde compuso “La bohème” (1896), “Tosca” (1900), “Madame Butterfly” (1904), “La fanciulla del West” (1910), “La rondine” (1917), “Il Trittico” (1918) y la inacabada “Turandot”, que a la muerte del compositor fue completada por Franco Alfano en 1926 y por Luciano Berio en 2002.

Aunque solamente creó estas doce óperas (comprendidas tres en un acto que componen “Il Trittico”), sus obras se han asentado en los repertorios de los teatros líricos de todo el mundo.

Puccini, además, escribió otras obras notables, como una Misa de Gloria, un Himno a Roma, un capricho sinfónico, dos preludios sinfónicos y tres minués para cuarteto de cuerda.

Este compositor se dedicó de manera casi exclusiva a la música teatral y, al contrario de los maestros de la vanguardia novecentista, escribió siempre pensando en el público, cuidando las representaciones y siguiéndolas en las giras por el mundo.

Sin duda, una oportunidad para los miembros de la sección, de la mano del profesor Vives, de conocer más a fondo al maestro y su obra, así como rendirle nuestro pequeño homenaje, con motivo de los 100 años de su muerte.

Entrada anterior
Canciones de hoy, de ayer y de anteayer
Entrada siguiente
Baloncesto Bizkaia-Araba vuelve a levantar la Copa
Menú